A través de una cadena radial y televisiva, Lenín Moreno, presidente del Ecuador, se dirigió a la población para comunicar las medidas económicas que se establecerán en su gobierno. Entre los cambios se encuentran: medidas de austeridad, aumento del impuesto a la renta, cambios en la operación del dinero electrónico, entre otros.

Gustavo Solórzano, docente de nuestra Maestría en Economía y Dirección de Empresas y PhD in Economics en la Universidad Pompeu Fabra, evaluó estas medidas y considera que “aún no están del todo claras”.

  • ¿Cuáles son los principales cambios económicos que enfrentaría Ecuador en el 2018?

El principal cambio será político, la continuación del modelo correista o un cambio en materia económica. Esta determinación tendrá un impacto importante en la demanda interna, la cual parece estar contraída por la incertidumbre en el rumbo económico del país.

Por otro lado, en la demanda externa no se esperan muchos cambios. El crudo, principal producto de exportación, ha mantenido precios muy bajos, en comparación a los diez años entre la guerra de Irak y el inicio de actividades de fracking, y no hay indicios de aumentos importantes. Por el lado de la oferta, la mejora en infraestructura publicitada por el anterior gobierno aún no demuestra sus beneficios.

El principal cambio será político, la continuación del modelo correista o un cambio en materia económica”.

  • El impuesto a la renta para sociedades aumentaría un 3%, exceptuando a las micro, pequeñas empresas y las que garanticen ingresos permanentes al país. Este cambio contradice las peticiones de los empresarios, ¿qué repercusiones tendría en la economía del país?

Las subidas de impuestos siempre son impopulares. Cualquier sector que vaya a ser gravado se opondrá y encontrará muchas razones para pedir que no le suban los impuestos. Sin embargo, la realidad del país es que el presupuesto del Gobierno es demasiado alto para la recaudación actual y el utilizar el endeudamiento se vuelve cada vez menos conveniente por las altas tasas de interés que nos cobran como nación.

Por esta razón, el debate estaría entre subir impuestos o recortar gastos, y básicamente las dos medidas son recesivas. En cuanto a los gastos, la reducción significa desempleo y menos consumo, y con el incremento de los impuestos se esperaría menos inversión.

Si pensamos en el largo plazo más que en la coyuntura actual, se puede ver que muchos de los servicios públicos aún son deficientes por falta de infraestructura y personal. Esto implicaría que no hay que reducir el gasto sino aumentarlo, pero también hay actividades que el Estado hace mal y que podría encargárselas al sector privado, liberando un poco la presión por fondos. Tomar medidas fiscales pensando solo en la situación actual no es tan importante, tenemos que planificar a largo plazo.

La realidad del país es que el presupuesto del Gobierno es demasiado alto para la recaudación actual y el utilizar el endeudamiento se vuelve cada vez menos conveniente”

  • La incursión de la banca y las cooperativas en la implementación del dinero electrónico es una de las novedades para el siguiente año, ¿este método electrónico es capaz de fortalecer el sistema monetario ecuatoriano?

El sistema de pagos basado en papel (y metal) es muy antiguo y genera muchas ineficiencias (costos de transporte y almacenamiento). En la actualidad, en un mundo globalizado los medios de pago electrónicos son necesarios. Estos métodos, aunque se han introducido de forma importante en un segmento de la población (que cuenta con recursos para costearlos), no ha llegado a los estratos más pobres y a las áreas rurales. En cambio, el servicio de telefonía celular ha crecido en cobertura casi universal en el país. Por esta razón, utilizar la plataforma de la telefonía celular para gestionar un medio de pago electrónico es una excelente idea.

El Banco Central del Ecuador buscó administrar el sistema, esto generó suspicacia en la población y el producto no fue acogido. Por esta razón, el paso al sector privado busca generar confianza. Si esta confianza se logra, manteniendo costos razonables, y la población utiliza el sistema, será un programa exitoso.

Utilizar la plataforma de la telefonía celular para gestionar un medio de pago electrónico es una excelente idea”.

  • ¿Cuál es el objetivo que persiguen estas medidas, buscan la reactivación económica o son recaudatorias?

Las subidas de impuestos son recaudatorias (aunque hay deducciones para quienes cumplan ciertas condiciones), pero la reducción del gasto sería probablemente más recesiva. Desde este punto de vista, el mantener el gasto es una medida en favor de la reactivación y la única forma lograrlo, dadas las condiciones de crédito para el país, es con más impuestos, lo cual es una medida recaudatoria.

Ahora bien, un análisis más completo requiere entender que las medidas de reactivación buscan impedir una caída de la demanda interna por fallas de coordinación, aumento del pesimismo, incertidumbre, entre otras causas que se han dado en lo últimos años. Sin embargo, estas no sirven para resolver el problema principal de la caída económica, la baja en el precio del petróleo.

Es decir, estaríamos curando las enfermedades secundarias que se suman a la dolencia principal. En este caso, la enfermedad primaria no tiene cura de corto plazo, sino una vez que entendamos que debemos dejar de depender tanto del petróleo y desarrollemos otras industrias para diversificar el riesgo que implican las fluctuaciones del precio del crudo.

Las subidas de impuestos son recaudatorias, pero la reducción del gasto sería probablemente más recesiva”.

 

  • Comentario final

Las medidas aún no están del todo claras. Por un lado, aumentar el impuesto a la renta para financiar parte del déficit fiscal tiene como beneficio la reducción de la necesidad de recortar gastos (medida probablemente más recesiva). Por otro lado, la subida de impuestos tendrá efectos negativos en el comportamiento de la demanda interna.

También hay otras medidas como la subida de aranceles, pero con estos impuestos indirectos existe el peligro de las distorsiones que generan grandes ineficiencias, al igual que los subsidios. Esperemos que se hayan realizado mediciones técnicas para determinar cuánto deben subir los impuestos y cuáles generarían menor impacto. Lamentablemente en todo programa económico la parte política suele pesar más que la técnica y el corto plazo más que el largo.


Las opiniones de los artículos de este blog son responsabilidad de sus autores y no representan la posición de nuestra institución.


 

Anuncios